Pez Garganta Roja

admin | Acuariofilia | 07.03.2018 a las 17:56 hs



Garganta roja. (otros nombres: Gorge de feu (FR), Firemouth Cichlid (EN))
Introducción
De la familia Ciichlidae (Cíclidos), los Thorichtys meeki, comúnmente 
conocidos por Cíclido Boca de Fuego, viven en Centroamérica, desde 
Guatemala hasta Yucatán y se le puede encontrar en distintos tipos de 
hábitat. 

Es una mascota simpática que puede llegar a estar relativamente 
domesticada como para comer de la mano, puede ser adquirida por 
cualquier principiante ya que su mantenimiento no implica demasiados 
cuidados. Este pez no es muy exigente con las condiciones del agua, y 
como la mayoría de los Cíclidos no suele dar problemas con la 
alimentación comiendo todo tipo de alimentos ya sean secos, congelados o
vivos.


Características 
En la naturaleza, el Boca de Fuego llega a alcanzar los 15 cm, sin 
embargo en acuario raramente llega a este tamaño, quedándose en los 12 
cm los machos y en los 8 cm las hembras. Es un pez alto y aplanado con 
la cabeza grande y una frente cóncava delante de los ojos. Su cuerpo es 
azul con brillos violetas, y su garganta y su pecho lucen un rojo muy 
particular. En los flancos exhiben cinco a siete rayas transversales 
oscuras y las escamas van adornadas en rojo. Sus aletas son 
transparentes y los radios espinosos son rojo-marrones con puntos 
verde-azulados. Las orillas de las aletas caudal y anal son negras y la 
aleta dorsal es roja. 

Presenta dimorfismo sexual, ya que el macho posee aletas más alargadas y
puntiagudas con un color más intenso que la hembra, destacándose el 
rojo de su garganta. Las hembras por lo general son más pequeñas, pero 
más robustas y más agresivas que el macho en la época de desove.

Los cíclidos boca de fuego son peces resistentes y bastante longevos. 
Comparados con otros peces de su misma familia el boca de fuego es 
bastante pacífico, pero aun así no debe mantenerse junto a peces de 
menor tamaño, con quien puede ser agresivo, pero nunca al extremo de 
matar a sus compañeros de acuario. Su agresividad se manifiesta sobre 
todo a la hora de reproducirse. Este pececito nada en parejas y es algo 
territorial. Es una especie que cava mucho sin dañar las plantas (salvo 
en época de desove, que se intranquiliza y las arranca.


Alojamiento
Se aconseja un acuario mayor de 120 litros, que puede ser compartido con
otros cíclidos, aunque las especies tienden a mantener los desconocidos
alejados de su territorio. La grava debe ser de arena fina de río 
preferentemente, refugios construidos con piedras y raíces en 
abundancia. Se puede decorar el tanque a base de rocas y troncos, con 
cuevas, matas de plantas fuertes protegidas por rocas. Las plantas deben
ser fuertes.

El sistema de filtración es sencillo, se recomienda un cambio parcial de
agua cada semana (10%) o cada dos semanas (20%), y las siguientes 
condiciones:
Temperatura: 22-26º C.
Ph: 6,5-7 (ácido a neutro)
Gh: 10º (blanda)


Alimentación
Los boca de fuego son animales carnívoros. Su dieta debe ser 
estrictamente variada, de alimentos equilibrados y con abundancia de 
alimento vivo sobre todo en la época del celo. Se le debe administrar 
alimentos en hojuelas, tabletas, alimento liofilizado y lo 
imprescindible, el alimento vivo de todo tipo. Si reciben una dieta 
adecuada el macho puede alcanzar un tamaño de más de 13 cm. y la hembra 
más de 10 cm.


Cuidados 
Su proceso reproductivo es el típico para los cíclidos, que es 
relativamente fácil. El tanque de reproducción debe ser de más de 100 
litros, libre de plantas, con un sustrato de roca lisa que proporcione 
escondites para brindarles privacidad. Las condiciones del acuario son 
las mismas para la cría de los peces.

La diferenciación sexual se hace todavía más clara durante el periodo de
reproducción, observándose las papilas genitales de los animales, 
siendo la de la hembra más gruesa y redondeada y la del macho más fina y
puntiaguda. Y es evidente que los peces entran en celo, cuando empiezan
a limpiar rocas, hacen agujeros en la grava y danzan entre ellos 
abriendo los operculos en actitud amenazadora pero sin llegar en ningún 
caso a la agresión.

El cortejo de los boca de fuego es una pelea interesante y la crianza es
un trabajo de equipo. Una vez que el macho selecciona a su hembra lucha
contra ella mordiendo eufóricamente su abdomen pero sin lastimarla. 
Luego se enzarzarán por la boca y si todo termina en un empate se 
reproducirán frecuentemente. 

Luego la pareja selecciona el lugar de la puesta, limpiándolo. En el 
momento de la puesta la hembra le pasa los huevecillos al macho, (entre 
100 y 500 huevos) el cual los deposita en un lugar limpio y cuida 
cuidadosamente de ellos día y noche. Mientras tanto la hembra vigila 
nerviosa el lugar a la vez que construye depresiones poco profundas por 
todo el acuario para poder depositar la progenie. A veces los peces 
acusan el traslado mostrándose muy tímidos, no saliendo prácticamente de
sus escondites nada más que a comer y cuando lo hacen es de manera muy 
precipitada para volver a refugiarse rápidamente. Una vez que la hembra 
deposita los huevos pasa el macho sobre ellos fertilizándolos pasando a 
realizar la hembra las labores de vigilancia. Así, una vez depositados 
los huevos se pasa algo raro: mientras el macho cuida de la progenie la 
hembra se alimentará, siempre prudente, y si el macho llegara a salir, 
para también alimentarse, la hembra lo hostiga hasta hacerlo volver al 
nido.

Los huevos eclosionarán a las 72 h de la puesta. Pasados tres días los 
alevines comienzan a nadar libremente, para este momento tendremos que 
tener preparados abundantes nauplios de artemia con que alimentarlos. En
este punto hay que retirar a los padres del acuario para evitar que los
alevines sean devorados.
Publicidad

0 Comentario



Mostrar más información